Lo mejor de la información de Nuevo León, México y el mundo
Facebook POSTA header X POSTA header Instagram POSTA header Youtube POSTA header TikTok POSTA header
Media CDMX

Gobierno desaparece desaparición de Esmeralda Castillo

En Otras Palabras con Sofía Otero

Publicado el

Por: Sofia Otero

Escuchar artículo Escuchar artículo

CIUDAD DE MÉXICO.- Según datos oficiales del gobierno, Esmeralda Castillo Rincón no está desaparecida. La última vez que la vio su papá fue el 19 de mayo de 2009, cuando ella tenía 14 años. Quince años después, su papá, don José Luis, continúa la búsqueda. En diciembre de 2023, él se percató de una actualización en el caso: Esmeralda ya no estaba dentro de la lista oficial de personas desaparecidas. La borraron.

La eliminación de Esmeralda del registro en la página de la Estrategia Nacional de Búsqueda Generalizada es resultado del último censo realizado por el Gobierno Federal. Al Presidente López Obrador le parecía que la cifra de 110 mil (ahora 111 mil) personas desaparecidas estaba inflada. Por ello, se le ordenó a los siervos de la nación (los de los chalequitos color Morena) ir casa por casa a confirmar los datos. En diciembre pasado, la Secretaria de Gobernación, Luisa María Alcalde, dio los resultados: no eran 110 mil las personas desaparecidas que el gobierno estaba dispuesto a aceptar, sino 12 mil 377.

Tras la indagación, de acuerdo a datos oficiales, localizaron a 16 mil 681. Hasta ahí todo bien. La confusión comienza cuando vemos un nuevo apartado que crearon para quienes señalan fueron 'ubicados'. Ahí metieron a 17 mil 843 personas. Que estén 'ubicados' no se refiere a que las autoridades sepan su paradero. Tampoco significa que tengan certeza de que estén bien. Sólo designa a aquellxs de quienes tienen 'indicios de vida'. En otras palabras, 'probablemente no estén muertxs'. Eso no les quita su condición de personas desaparecidas (para el gobierno lopezobradorista sí).

Ante la nueva estrategia, las familias de desaparecidxs protestaron. El gobierno respondió: no regresando los nombres de sus seres queridxs a la base de datos, sino con una campaña de relaciones públicas. Al ingresar a la página de búsqueda del gobierno, aparecen las afirmaciones: 'No estamos desapareciendo desaparecidos' y 'No se ha borrado ni se borrará ningún registro'. De ser así, ¿por qué no aparece el nombre de Esmeralda?

El gobierno mantiene la postura de que, como miles más, ella no fue borrada, sino movida a otra categoría. Cínicamente, a pesar de la constante presencia de su papá en medios, aseguran que ella no entra dentro de las 'desapariciones confirmadas'. 'Esmeralda está desaparecida dos veces', dijo don José Luis.

Es indignante que el gobierno manipulara las cifras para mostrar supuestos avances, pero el caso de Esmeralda fue distinto. Borrar a miles de personas desaparecidas muestra crueldad, pero borrar a Esmeralda muestra torpeza (como mínimo). Ella es una de las víctimas de desaparición con mayor cobertura mediática en México (gracias a la visibilización que le ha dado su papá). Para mí, esta eliminación es una prueba de lo que tanto se reclamó: el censo estuvo mal hecho. Priorizó bajar las cifras a ayudar a resolver el problema, a costa de miles de familias.


Ver nota: “Yujab tu wok da tok”, las críticas a Xóchitl Gálvez por su inglés

Síguenos en Google News
Noticias Relacionadas