Foto: Archivo.
Foto: Archivo.
Tags:

ESTADOS UNIDOS.- Cuarenta años después de una estampida que dejó 11 personas muertas y 23 lesionados en un concierto de The Who en Cincinnati, Pete Townshend dijo que siempre han lamentado no quedarse para lidiar con las consecuencias.

La banda se fue del Riverfront Coliseum el 3 de diciembre de 1979, para ir a Buffalo, Nueva York, donde era la siguiente parada de su gira.

"No nos lo perdono. Debimos habernos quedado", dijo Townshend a The Associated Press durante una entrevista reciente para promover su primera novela "The Age of Anxiety".

La tragedia ocurrió mientras los fans rodeaban la arena con la esperanza de tener un lugar cerca del escenario. Miles habían esperado por horas para entrar y lo hicieron corriendo pues los lugares serían asignados conforme llegaran.

La banda no se enteró del accidente hasta después del concierto. Townshend recordó al mánager Bill Curbishley diciéndole a él: "tengo algo terrible que contarte".

Townshend describió el shock de ver cuerpos sobre el piso al salir del estadio, "muchos de los cuales no estaban muertos", dijo. "No sabían quién estaba muerto y quién estaba gravemente herido, quizá eran unos 40 cuerpos con sábanas encima".