Tags:

ESTADOS UNIDOS.- Isaiah Oliver sabe que, cuando regrese cierta normalidad a la NFL, él tendrá que desempeñar un nuevo papel, como líder de la defensiva secundaria de los Falcons de Atlanta.

Seleccionado en la segunda ronda del draft de 2018, procedente de Colorado, Oliver es de pronto uno de los cornerbacks más experimentados en el plantel, luego que el equipo prescindó de Desmond Trufant, quien llevaba años con Atlanta, en una medida para alejarse del tope salarial.

Oliver parecía destinado al fracaso hasta que mejoró en la segunda mitad de la campaña anterior Finalmente comenzó a jugar con el nivel de confianza que esperaban los Falcons cuando lo reclutaron.

Aun así, tendrá trabajo por hacer, especialmente en lo que concierne a presionar a los receptores en la línea de golpeo. Pero el equipo confía en que se consolide como cornerback y como una influencia positiva para los jugadores que le rodean, más jóvenes, particularmente A.J. Terrell, reclutado en la primera ronda desde Clemson

“Luego que se marchó Tru, definitivamente tengo que ejercer un mayor papel de liderazgo”, reconoció esta semana Oliver, durante una videoconferencia con periodistas de Atlanta. “Hay muchos chicos en la habitación, pero soy capaz y estoy listo para hacer eso. Entiendo realmente bien la defensiva, comprendo lo que quieren los coaches. Sólo es cuestión de salir y hacerlo cada semana”.

Aunque Oliver era considerado uno de los peores cornerbacks de la liga a estas alturas del año pasado, su mejoría fue uno de los motivos principales del repunte del equipo, luego que el entrenador Dan Quinn cedió el papel de coordinador defensivo a Raheem Morris.

Los Falcons, que comenzaron la temporada con una foja de 1-7, ganaron seis de los últimos ocho partidos para salvar el empleo de Quinn y generar esperanzas enfocadas en la campaña de 2020.