LA PALOMERA

Por: Sharai Rocha

Explicación de 'La Casa' de Netflix con spoilers

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing buttonTwittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir

viernes 28 enero 2022 - 08:10 p. m.

La Casa de Netflix es una película cero espeluznante; perturbadora, sí; pero con planos sorprendentes, buenos colores, con un maravilloso stop-motion y un gran mensaje

Si buscas ver algo diferente, te recomiendo 'The House' (La Casa), pues te sacará de la realidad con sus personajes perfectamente realizados, y a la vez te va a aterrizar en el mundo en el que vives.

Si aún no las has visto, es mejor que vayas a verla. Si te resultan ciertas dudas, regresas que yo te lo voy a explicar todooo, pues el significado que hay detrás de esta trama puede ser tarea difícil. Y si ya la viste, apuesto que le has encontrado tu propio significado, quizás diferente al mío y eso es bueno. Volémonos la cabeza juntos y quizá resolvamos más de un acertijo. Todo podría ser válido en 'La Casa'... ¿o no?

La película producida por Netflix en Reino Unido, está compuesta por tres capítulos. Tres historias diferentes, de directores diferentes, sobre la misma casa. Un pasado, presente y futuro, con algo muy profundo que los une. 

La casa, no es una simple casa.

CAPÍTULO 1: Y dentro se oye tejerse una mentira.

Quizá esta es la más perturbante historia que nos cuenta 'La Casa', y se trata de su pasado.

Nos ubicamos en los años 1800, en donde conocemos a una familia humilde que vive en una pequeña casa. El padre de familia quiere ser visto como alguien superior al resto por la presión social que recibe de parte de su familia, quienes lo comparan con su desdichado padre.

Y aunque estamos ambientados en otro siglo, las cosas no han cambiado mucho. 

Aún el lugar en donde vives y el cómo es tu casa, podría habla mucho de ti... ¿verdad? 

¿Quién podría llegar de la nada a ofrecerte irte a vivir en una lujosa mansión? ¿A cambio de qué?

¿Serías capaz de venderle tu alma al "diablo" solo por caprichos de la sociedad o de tu familia? Solo por aparentar algo que no eres.

Este hombre aceptó un trato con un curioso personaje. Un "artista" con mucho dinero. Por lo que decide abandonar su casa humilde para irse a vivir en una lujosa mansión.

Eso lo llevó a acabar en algo completamente ajeno a lo que era como persona. Se vendió y su familia tuvo que pagar las consecuencias. Más sus inocentes hijas.

En el mundo real, trabajamos para luchar por algún día tener un hogar.

Tener una casa, por generaciones ha sido una meta de vida, a lo que muchos llaman tener una "estabilidad". 

De hecho hay una escena que llamó mi atención, y fue cuando la casa de muñecas de la niña que fue a dar al fuego de la chimenea. Y es que desde pequeños nos inculcan el valor de una casa y lo que cuesta perderlo.

¡Hasta los juguetes tienen casas de juguete!

¿Cuántas historias no se han escrito sobre casas? Casas de ensueño, casas de campaña, casas viejas que ahora son hoteles o casas de retiro, asilos, refugios e hay incluso casas de terror. Donde la energía pasa de generaciones en generaciones. Siempre sus cuatro paredes preparadas para ser testigos de una nueva historia.

CAPÍTULO 2 - La verdad que no se gana está perdida.

Esta historia se podría decir que es la que más humor negro tiene y también es la más asquerosa.

Ahora nos ubicamos en el presente de 'La Casa'. Su protagonista es un ratón que lucha con erradicar una plaga que tiene en la casa que va a vender, la cual está infestada de insectos y cucarachas.

Sííí... así como los humanos intentamos luchar contra los roedores. Queee curioso, ¿no?

Este capítulo sin duda me hizo recordar una frase de mi abuela que decía: "el muerto y el arrimado a los tres días apestan". Alude al hecho de que aun habiendo confianza con las personas que invitas a tu casa, con el tiempo se convierten en un estorbo, aunque en este caso, fueron unos ratones invasores de muy malos modales.

He ahí también el dicho sobre que hay que tener cuidado a quien metes en tu casa y no a cualquiera. 

Sin embargo, nuestro protagonista lucha también por vender algo que solo es una fachada. 

Cuando entras a una casa la energía que trasmite debe ser primordial, y no necesito ser una experta en bienes raíces para hablar de esto. Por más bonita o reluciente que sea la casa, si no te convence, jamás querrás vivir ahí. Aún más si sabes su oscuro o tétrico pasado. 

Un saludo al arquitecto de la famosa "Casa de los Tubos".

Y por último:

CAPÍTULO 3- Vuelve a escuchar y al sol buscar.

Este relato nos sitúa en lo que pudiera ser el futuro de la casa, misma que ya se encuentra en condiciones deplorables, rodeada de aguas contaminadas. Está completamente lejana de la sociedad, solo rodeada de agua y niebla. Y para poder desplazarse de un lugar a otro necesitas una lancha o un barco. 

En este mundo desolado aún hay alguien que quiere salvar 'La Casa', nos encontramos con una gatita como protagonista, que pone toda su energía e ilusión para poder transformar la casa y convertirla en un pequeño hotel, y así cobrar una buena renta a sus huéspedes. 

Quizás esta sea la historia más triste de las tres. Es tan nostálgica que su final me hizo un nudo en la garganta, pues nos encontremos ante una crítica fuerte a nuestra zona de confort y lo difícil que se nos hace salir de ella.

Aún viendo cómo todo se desmorona a nuestro alrededor, a veces nos empeñamos en reparar algo irreparable. Y no se trata de rendirse, sino que nos aferramos a unos sueños que ya no tienen sentido.

Una casa vieja y deteriorada, ¿vale la pena? ¿Por qué mejor no construir algo nuevo?

Ponte a pensar por un momento en la casa de tus padres, en la vieja casa de tu abuela donde se han escrito buenas y hermosas historias. Recuerdos que jamás podrás borrar de tu mente. ¿Cuántos ecos de risas y llantos quedaron plasmados?

Pero una casa es un inmueble, no deja de ser algo material que tarde o temprano terminará en escombros y, aferrarse a esos escombros en inútil. 

¿Qué aprendimos de 'La Casa?

Una casa no debería definirte, no debería desgastarte emocionalmente, no debería impactar a tu familia o a tus amigos. Debería ser un lugar sano. ¿Te va a costar mucho mantenerla? Sí, pero valdrá la pena siempre y cuando sea a tus posibilidades. Y sobre todo, que se construya con amor.

Que importa si tu casa es grande y lujosa o pequeña pero hogareña. Es mejor que desde su inicio, en su interior se tejan verdades, se construyan alegrías y se coloquen cimientos de momentos que serán inmemorables. Tal vez aún no sabes quién la pueda heredar o pueda llegar a vivir ahí en un futuro.

DEJA UN COMENTARIO

Más sobre Sharai Rocha

Abrir Chat
1
¡Hola! En qué podemos ayudarte?