Optimus

Por: JORGE A. PÉREZ

Fake News

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing buttonTwittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir

domingo 23 enero 2022 - 12:01 p. m.

El título del artículo de hoy obedece al significado de una noticia falsa que se difunde con la intención precisa de engañar, misma que tiene un objetivo claro, a veces a simple vista imperceptible pues se viste como una noticia real.

El título del artículo de hoy obedece al significado de una noticia falsa que se difunde con la intención precisa de engañar, misma que tiene un objetivo claro, a veces a simple vista imperceptible pues se viste como una noticia real.

Regularmente las noticias falsas persiguen el noble fin de ganar dinero, es decir al conseguir más clics en ella, los gestores hacen sonar la campanilla de la máquina registradora de su negocio. Pero últimamente se han concentrado en influir en el pensamiento de la sociedad con la clara intención de conducir al lector a una línea ideológica.

Sin duda la mentira existe desde que tenemos uso de la palabra, de otra manera no se podría entender la política en la sociedad, pero lo que ha cambiado y mucho, es el espectro que abarcan hoy pues antes se reducían al círculo social de viva voz, hoy con la redes sociales la difusión es masiva, mundial incluso y a una velocidad desorbitante.

Por ello es conveniente entender que existen diferencias entre Propaganda y Fake News, la propaganda es información que se genera para intentar convencer a la gente de una idea o de un hecho, en cambio las Fake News lo que pretenden es alterar el relato objetivo de los hechos para crear en la mente del lector uno alternativo.

Una mentira repetida mil veces se convierte en verdad, así lo hizo Goebbels en la Alemania Nazi, y lo que pretendía era que todos en su país se sintieran de una raza superior, convirtiendo al nacionalismo en la peor de sus imágenes, pero logaron convencer y unificar a la sociedad en torno a un ideario.

Pero en el caso de las Fake News, lo que pretenden es convertir la verdad en una cuestión ideológica, haciendo a un lado la objetividad para conducir a todos los lectores a una determinada conclusión, alterando el relato con palabras claves previamente sembradas en el inconsciente colectivo.

En base a ello, se puede entender que nos llegue por WhatsApp un supuesto poema de Mario Benedetti, unas supuestas palabras del Papa que nunca dijo, un discurso del Presidente previamente descontextualizado, un video de youtube con inserciones de la imagen corporativa de medios conocidos y muchas cosas más.

Pero qué tienen que ver con esto Benedetti, el Papa, el Presidente o Milenio, Televisa o TV Azteca si en realidad no lo publicaron ni lo dijeron. Nada, en realidad nada, la creación de la Fake News no tiene nada que ver con ellos, sino con nosotros.

El subconsciente colectivo lo formamos nosotros, así que basta recibir la información que nos envía la comadre vía Facebook, Twitter o WhatsApp para que la repliquemos como real, sin el menor intento de cruzar la información o la menor duda del origen, pues este queda bastante claro, nos lo envió la comadre. 

Cualquier persona puede abrir cuentas en redes sociales  e inmediatamente ponerse a crear contenido, difundir la información que le dé la gana y desde luego cobrar por ello, pues la difusión por las redes sociales se contabiliza y genera al emisor original un ingreso.

Así que todo el contenido informativo ya no está en los medios de comunicación tradicionales, ahora está en la Internet y se reparte de inmediato, generando un ingreso para quienes con estrategia los hacen como negocio, sirviendo a quienes con estrategia siembran palabras claves. La manipulación en la peor de sus facetas.

A la sociedad le hacen falta más periodistas para que exhiban a los manipuladores de la información, pues ha quedado claro que nadie quiere identificar noticas falsas, no hay voluntad ni siquiera para escribir en google el primer párrafo del supuesto poema de Benedetti y corroborar que es falso. Y esa es la primera puerta de entrada a nuestras vidas de las noticias falsas, permitimos que nos siembren con audacia las palabras claves que cobrarán dinero en el futuro.  

Hay un informa de Gartner, efectuado en el 2017 en el que dice que en el 2022 el 50% de las noticias serán falsas. Si no hay tiempo para contrastar la información, estaremos actuando como autómatas manipulados por los creadores de contenido, solo daremos por cierta la información que nos da la razón a nuestra forma de pensar, esa forma que nos fue sembrada con antelación y en dosis pequeñas.

Todo esto que les comparto en este artículo está basado en la lectura en el 2018 de un libro de Marc Amorós, periodista español que decidió escribir sobre la verdad de las noticias falsas, en un intento de enseñarnos a luchar  contra ellas y a aprender a defendernos de ellas, lo tituló FAKE NEWS.

 

 

Jorge Alberto Pérez González

 

www.optimusinformativo.com

optimusinformativo@gmail.com

Abrir Chat
1
¡Hola! En qué podemos ayudarte?