APUNTES

Por: DAVID DORANTES

Votarán por emoción, no por razón

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing buttonTwittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir

domingo 30 mayo 2021 - 12:18 p. m.

En las últimas semanas de toda campaña, empiezan los actores políticos anquilosados a mover la narrativa del “voto razonado”

En las últimas semanas de toda campaña, empiezan los actores políticos anquilosados a mover la narrativa del “voto razonado” siendo un claro signo que no terminan de entender que todo ya cambió incluso desde antes de la pandemia generada por el virus SAR-CoV2, por lo que las tácticas de la guerra híbrida funcionan mejor que una expresión que trata de persuadir al cerebro del electorado, cuando la realidad es que votarán por la emoción y no por la razón.

Ya son demasiadas disciplinas que estudian el comportamiento del ser humano ante ciertas circunstancias, desde el análisis antropológico social hasta el neuromarketing, como para que en este momento una candidata o líder partidista esté promoviendo el voto razonado sin haber leído algo –por lo menos- en internet que tanto el electorado, como el consumidor, difícilmente responderán de forma positiva ante la persuasión razonada a lo que algunos especialistas llaman a esta acción como “despertar al cerebro reptiliano”.

Precisamente las tácticas de la guerra híbrida son las que dieron el triunfo a Donald Trump en Estados Unidos, Boris Johnson en Inglaterra, y Andrés Manuel López Obrador en México, entre otros; conversando con el especialista digital Ray Pérez de METABRAND aquí en San Pedro Garza García, Nuevo León, de esos tres gobiernos antes mencionados coincidimos que las características que imperan es lo que se conoce como V.I.C.A. (siglas que sintetizan el estado actual de las cosas en el mundo a través de esos términos que, de alguna manera, todos los sentimos, vivimos o padecemos: Volátil, Incierto, Complejo, Ambiguo). En mi opinión, el lopezobradorismo cumple muy bien con esos parámetros, por lo que es muy difícil diseñar una estrategia controlada, incluso hasta asertiva.

En la contienda electoral más compleja de la historia democrática de México, estoy seguro –que como en otras- habrá quien ganará la campaña y perderá la elección, ahora más que nunca todo por no entender que no es lo mismo exacerbar las emociones del encono social o hartazgo hacia la política, que movilizar al electorado para que tomen acción votando en las urnas.

En mi libreta de Apuntes de Comunicación Política destaco las tres preguntas primicias del análisis de María Gracia Becerra Guillén, por lo que las comparto como interrogantes provocadoras para que sean cuestionadas contra la realidad, seguramente en este ABC encontrarás en el apartado B la coincidencia del candidato o candidata que en esta contienda va ganando la campaña y con probabilidad perderá la elección:

A.      ¿Qué emociones generan los principales candidatos en el contexto de la campaña electoral en los electores?

B.      ¿Las respuestas emocionales generadas por los candidatos proveen guía para la toma de decisión electoral? ¿De qué manera?

C.      ¿Influyen las respuestas emocionales generadas por los candidatos en las evaluaciones del elector? ¿De qué manera?

No es lo mismo “prender” en la campaña, ganar seguidores en redes sociales como candidato o incluso hasta convertirse en un fenómeno para la toma de fotos con la ciudadanía, lo crucial está en el día de la elección, de ahí que se convierte en todo un reto convertir un “like” en un voto, recordando que votarán por la emoción y no por la razón¿Y tú, qué opinas? www.daviddorantes.com

Más sobre DAVID DORANTES

Abrir Chat
1
¡Hola! En qué podemos ayudarte?