Tags:

CIUDAD DE MÉXICO.-La mejor forma de recorrer Egipto es a través del río que lo atraviesa; el mítico Rio Nilo, alrededor del cual, durante la prehistoria, los primeros egipcios se asentaron y construyeron su civilización.

Tal riqueza natural le permitió a Egipto lograr increíbles avances tecnológicos superiores a cualquier otra nación durante la edad de oro de esta gran nación. Hoy en día, el Nilo constituye un pasaje natural en el cual se organizan distintos Cruceros por el Nilo, con paradas en los más importantes monumentos y las más hermosas ciudades. Este caudaloso río les permitió alimentar y dar de beber al país, relacionaban su caudal con sus dioses y gracias a sus ciclos lograron calcular un calendario de 366 días muy similar a nuestro calendario gregoriano.

Ciudades y monumentos accesibles a través del Nilo

El Nilo da acceso a muchas ciudades que se erigieron a su derredor durante los milenios. Por lo general, estos cruceros duran entre 3, 4 o 5 días, durante los cuales se establecen paradas programadas para permitirle a los turistas disfrutar de visitas guiadas a través de diferentes lugares históricos, museos, restaurantes y ciudades importantes.

Si inicias tu recorrido en Alejandría, podrás navegar por distintos lugares importantes, empezando por Giza, donde se encuentran las construcciones más enigmáticas del antiguo Egipto. Las pirámides de Keops, Kefren y Micerino, además de muchas otras pirámides que se encuentran en la región y la misteriosa Esfinge de Giza.

Por lo general, muchos de los cruceros que empiezan en Alejandría terminan en El Cairo, la capital de Egipto y sede del Gobierno y de los mejores centros religiosos, bazares, restaurantes y todo tipo de atracciones turísticas.

Si prefieres empezar desde el sur, puedes tomar un crucero desde Luxor hasta Asuan y viceversa, una de las ciudades históricas más importantes de la región. También existen excursiones que se aventuran aún más hacia el sur, hacia el nacimiento del Rio, donde encontrarás el glorioso Valle de los Reyes y el Valle de las Reinas, donde están enterrados los antiguos faraones y reinas egipcias. También en esta región econtrarás el templo de Abu Simbel, construido por Ramsés II el cual estaba dedicado a Rá, Amón y a Ptha.

Ciudad de Aswan: el destino perfecto para los egiptólogos

Aswan es una de las ciudades históricas con mayor valor turístico de la región; posee algunos de los asentamientos arqueológicos y monumentos del antiguo Egipto más famosos del mundo. Desde esta ciudad se puede acceder al Valle de los Reyes y a los templos de Abu Simbel y de Philae.

Los ecoturistas pueden maravillarse con el Jardín Botánico de Aswan que muestra la diversidad natural de la región. También puedes visitar antiguos sitios de adoración musulmanes y cristianos, como el Monasterio de San Simeón y el Mausoleo de Aga Khan, donde yace el Sultán Mohammed Shah el Aga Khan III.

Puedes pasarte por el museo de Aswan, y por el Museo de Nubia. En esta región, los antiguos egipcios construyeron muchos templos en honor a sus dioses, como Isis, Khnoum y otros miembros del panteón; lo que hace de esta ciudad un excelente lugar para explorar la historia de los antiguos egipcios, un pueblo cuya reputación trascendió las barreras del tiempo hasta nuestros días, dejando atrás numerosas evidencias de literarias y arquitectónicas que perduran hasta hoy.