Lo mejor de la información de Nuevo León, México y el mundo
Facebook POSTA header X POSTA header Instagram POSTA header Youtube POSTA header TikTok POSTA header
Media

¿Leche de 150 pesos? No, gracias

Hola qué tal, yo soy Carolina Hernández y este es Sin Esdrújulas, tu micro mini podcast en el que escribo cosas que luego leo para creer que estoy ayudando a salvar el mundo.

Publicado el

Por: Carolina Hernández

SAN PEDRO GARZA GARCIA, Nuevo León.-  Hola qué tal, yo soy Carolina Hernández y este es Sin Esdrújulas, tu micro mini podcast en el que escribo cosas que luego leo para creer que estoy ayudando a salvar el mundo.

Spoiler: no lo estoy.

Y hoy quiero hablarles del tortuoso camino que ha significado para mi tratar -sin éxito por supuesto- de dejar de consumir productos lácteos y como eso me ha llevado al laberinto del veganismo, la desigualdad y el conflicto.

Pero vamos por partes.

Sí, los seres humanos no necesitamos tomar leche de vaca.

La ciencia dice que un vaso de leche puede reemplazarse con porciones de brócoli, coliflor, col o lechuga, que contienen un nivel similar de calcio.

Pero estamos de acuerdo que no es lo mismo un mal nutrido plato de frutilupis con leche que con lechuga.

¿Cómo y por qué comenzamos a tomar leche de vaca?

Beber leche de otro animal no es habitual en la naturaleza; pero muchos especialistas dicen que la principal razón es porque el ser humanos es es el único animal capaz de ordeñar a otros animales y que si se le entrega leche a otro animal, que sea o no mamífero, éste la va consumir porque la reconoce como una buena fuente de nutrientes.

Luego, se supone que todos los mamíferos tomamos leche en nuestros primeros años de vida, justo por su valor nutricional, peeeeero, para garantizar que las crías humanas dejaran libre el pecho de su madre para que ésta pudiera seguir pariendo y amamantando, la evolución favoreció el apagón del gen que produce la lactasa, la enzima intestinal que permite digerir la lactosa, el principal nutriente de la leche.

Y a partir de ese momento, beber leche suponía ganarse un dolor de estómago o incluso una peligrosa diarrea.

Es decir, que por eso, la mayoría de las personas somos intolerantes a la lactosa.

Ahí fue cuando los seres humanos se dieron cuenta de que cuando se fermentaba la leche para convertirla en yogur o queso, mantenía sus propiedades nutritivas, pero sin producir problemas digestivos.

Luego otra vez la evolución hizo que algunas personas recuperaran la capacidad para digerir la leche durante toda su vida.

Los científicos dicen que actualmente, las personas que viven en el campo parecen procesar la lactosa con más facilidad también porque las bacterias del microbioma intestinal son distintas y que si tú eres de esas que puede digerir la leche, es muy probable que tengas una herencia pastoril.

Pero, a ver, por qué tomamos leche y consumimos derivados lácteos, sí mantequilla y yogurt, estoy hablando de ustedes…

Ahí va.

De acuerdo con un descubrimiento de Jessica Hendy, arqueóloga de la Universidad de York, en Reino Unido, las primeras comunidades asentadas en lo que hoy es Turquía, tomaban leche de otros animales mezclada con semillas como la cebada desde hace casi 9 mil años.

Una de las conclusiones es que las mujeres usaban leche de cabra, vaca o ovejas para destetar a sus crías y poder salir a recolectar o cazar.

Luego, la leche siguió la expansión de la agricultura y se extendió por todo el planeta.

Actualmente hay mucho debate sobre si tomar leche de vaca es saludable o no, lo que sí es un hecho es que la explotación animal para que tengamos un vaso con leche de vaca en nuestra mesa es atroz.

Luego entonces, leche de almendras o de avena o de coco. Ajá, pero que no sepa a cartón con agua. Ah, entonces en 150 pesos el litro.

¿Quién puede sostener eso? Yo no.

Además, hay estudios que aseguran que las bebidas vegetales no son buenas sustitutas de la leche animal desde el punto de vista nutricional y pueden provocar deficiencias en algunos nutrientes si no se tienen en cuenta.

La única solución que encontré fue… ninguna.

Síguenos en Google News
Noticias Relacionadas