Por: posta admin

EU y su futuro incierto

facebook sharing buttonCompartir
twitter sharing buttonTwittear
whatsapp sharing buttonCompartir
telegram sharing buttonCompartir

viernes 15 enero 2021 - 07:15 a. m.

Con todo y su claro y contundente triunfo, Joe Biden no va a terminar por ser la puerta de salida a los muchos conflictos que hoy enfrenta EU, por lo menos en el corto y mediano plazo.

Con todo y su claro y contundente triunfo, Joe Biden no va a terminar por ser la puerta de salida a los muchos conflictos que hoy enfrenta EU, por lo menos en el corto y mediano plazo.

En medio de los problemas que se viven en el país, el presidente electo es, sin la menor duda, la mejor opción. Como sea, logró solventar un enorme problema en términos electorales de la mano de las fortalecidas instituciones, pero en el marco social está ante un galimatías lleno de problemas sociales, económicos y de identidad.

Estos días veremos hasta dónde llega la capacidad de movilización de los seguidores de Trump y también veremos la capacidad de respuesta de las autoridades. El todavía presidente es su líder, referente y ha sido en buena medida el detonador de la confrontación, violencia y la provocación.

Biden es la alternativa, pero, por lo menos por ahora, no podrá ser la puerta de salida para ir cambiando la correlación de fuerza. Para los escenarios que vienen existe una realidad incontrovertible, si bien más de 80 millones de ciudadanos votaron por el demócrata más de 70 lo hicieron por el empresario-presidente.

Los miedos están cundiendo en diversas ciudades de EU. Es cuestión de revisar la vigilancia al interior y en las afueras del Capitolio para darse una idea del diagnóstico de lo que se presume pudiera presentarse, después del 6 de enero caben todos los escenarios.

Biden ya está en una carrera contra el tiempo. Los primeros 100 días serán pocos para poder instrumentar sus primeras acciones. Va a tener poca capacidad de maniobra, porque va a tener que enfrentar y tratar de convencer a amplios sectores de la población que están en su contra y que se han creído la patraña de la trampa electoral.

Trump ha venido reculando, pero el daño que ha provocado está hecho. Todo apunta a que la decisión que tomó de irse haciendo a un lado es una especie de mecanismo de defensa, porque al ir perdiendo el poder y al no presentar pruebas sobre sus acusaciones de la trampa electoral, se ha ido quedando aislado y expuesto.

A los demócratas les importa más poder nulificarlo a futuro que someterlo a juicio antes del día 20 de enero, además de que materialmente ya no hay tiempo para ello sería un gran desgaste para el nuevo gobierno y para los demócratas en las cámaras. El propio Biden ha manifestado su desacuerdo, debido a que le metería un enorme ruido en los primeros días.

Lo que sí están tratando de hacer, con Nancy Pelosi a todo lo que da, es impedir que el señalado personaje pueda tener de nuevo capacidad de maniobra y termine por reinventarse. No se pasa por alto que los millones de seguidores de Trump están enojados, contenidos y con ganas de revancha.

Lo que es un hecho es que con Biden las cosas van a ser distintas. El demócrata no va a dejar pasar el tiempo para atender la pandemia; va a atender los derechos de las minorías; va a definir de manera puntual el tema migrante; va a instrumentar desde ya una nueva estrategia en materia de medio ambiente y va a buscar darle al mundo, en el corto plazo, una imagen distinta de país de la que dejó Trump.

Como en pocas ocasiones en su historia, EU entra en una nueva etapa cargado de contradicciones y confrontaciones. Es un enigma lo que pueda pasar, el reto de Biden es mayúsculo, quizá pocos presidentes en la historia del país han tenido una tarea de esta dimensión.

En los próximos meses sabremos si el imperio está resquebrajado o si se reinventa y fortalece.

Seremos testigos de un importante pasaje de la historia.

RESQUICIOS

El sesudo y destacado investigador de la UAM-X Javier Esteinou está presentando un muy atendible trabajo sobre la comunicación oficial ante la pandemia. El balance no es nada favorable al Gobierno. Va una de sus muchas ideas: ¿Por qué se hicieron campañas nacionales para usar el cinturón de seguridad, para no hablar por teléfono mientras se maneja, usar casco para andar en bicicleta y no se hizo una campaña nacional para usar el cubrebocas?

Abrir Chat
1
¡Hola! En qué podemos ayudarte?