Tags:

YUCATÁN.- “Es cierto, el área se está saturando, ya no hay lugar en terapia intensiva. Se abrió otro piso que también ya está lleno, y el tercer piso tiene hasta el momento tres pacientes; en los últimos 15 días ha crecido el número de enfermos de Covid-19 y ya no nos damos abasto para atenderlos”.

Así lo expone un camillero de la UMAE del IMSS de Mérida, quien narra las experiencias vividas en las últimas semanas y cómo duele ver que las personas que pierden a un familiar por esta enfermedad no se puedan despedir de ellos por los protocolos sanitarios.

Lo que más duele, comparte, es ver a sus compañeros caer en las garras de esta enfermedad, pese a todos los cuidados que llevan. Tan sólo en la UMAE hay siete hospitalizados, y hace un par de días murió otro compañero, un enfermero quirúrgico de 53 años.

Asegura que el personal ya no se da abasto para atender a tantos pacientes, hacen su mejor esfuerzo, pero es muy complicado.

El entrevistado, quien prefirió omitir su nombre por temor a represalias, manifiesta que en la UMAE reciben todo el kit completo de protección para trabajar con los pacientes con Covid-19. “No tenemos queja en ese sentido, pero hacen falta medicamentos y personal”.

Y es que las 13 camas de terapia intensiva con que cuenta la UMAE del IMSS están todas ocupadas, y el 80%, cuando se desocupan, es porque el paciente falleció y enseguida se ocupan otra vez.

Las camas del pabellón de ortopedia, en el segundo piso, ya se están utilizando para los pacientes con Covid, algunos de ellos están intubados y otros en recuperación.

Son 25 camas las del segundo piso, ocupadas en su totalidad, y ya abrieron el tercer piso, dedicado a oncología antes de la reconversión como hospital Covid, en las que ya hay tres camas ocupadas.

La UMAE cuenta con 22 ventiladores mecánicos, de los cuales 17 están constantemente en uso, es decir si la cifra de enfermos graves sigue creciendo no tendrán los suficientes para atender a todos.

(Con información de El Diario de Yucatán)