Tags:

CIUDAD DE MÉXICO.- Los besos son la forma en que le decimos a la pareja que nos gusta, que la queremos y que la deseamos, sobre todo cuando la besamos con gran pasión.

“Buena parte de nuestra felicidad depende de que podamos relacionarnos, y los besos son quizás el símbolo de relación más elaborado y sofisticado que tenemos los seres humanos”, explica el doctor Jesús de la Gándara, autor del libro “El Planeta de los besos”.

El especialista indica que cada beso tiene su significado, el cual dependerá de la persona a la que se le dé.

“El beso tiene siempre una función comunicativa, o erótica, o de vinculación familiar o social, de saludo, de respeto”, dice.

Los besos se clasifican en tres categorías:

De saludo: cumplen con una función social que es la de reconocer a la otra persona y así hacerle saber que es aceptado.

Familiares: son los que damos a nuestros seres queridos (hijos, mamá, papá, hermanos, abuelos) para reafirmar el amor que les tenemos.

De enamorados: remiten a la relación sexual y el aspecto erótico, aunque esto no significa que si la pareja no tiene los otros dos tipos de besos, deja de existir.

Jesús de la Gándara explica que cuando besamos, el cerebro desencadena una tormenta bioquímica a una gran velocidad hacia el cogollo y activa las sustancia implicadas en el placer y recompensa como la feniletilamina, catecolaminas, oxitocina, dopamina y endorfinas.

De ahí, dice, que los besos crean adicción, además de que son tranquilizadores y euforizantes, lo que tiene como resultado un buen estado de salud. De igual manera, son útiles para apaciguar la tensión, riñas o enfrentamientos.

“La función de aplacamiento de tensiones que tiene el beso es extraordinariamente buena. A mi modo de ver, es la primera, por encima, incluso, de la función erótica”, asegura.

Otro de los principales beneficios de besar, sobre todo de forma apasionada, es la quema de calorías.

“Si le da un beso a alguien para saludarlo, no las quema, pero cuando tiene una relación erótica intensa que empieza con besos, se queman muchas calorías”, detalla.

Añade que durante el sexo se pueden perder hasta 700 calorías en hombres y 400 en mujeres, de las cuales las primeras 40 o 50 se queman en el preámbulo del acto, es decir, en los besos.

Así que ya sabes, si quieres tener mejor salud, vivir relajado y perder peso, besa apasionadamente a tu pareja cada vez que puedas. Además de estos beneficios, mejorará la comunicación entre ambos y por consiguiente tendrán una relación más sana.