ESTADOS UNIDOS.- El inicio de un juicio en el que se expone una corrupción a los más altos niveles del atletismo, que involucra incluso al expresidente de la federación internacional de ese deporte Lamine Diack y a su hijo, quedó en veremos el lunes cuando los fiscales pidieron que se aplazase el proceso para analizar nuevas evidencias obtenidas a último momento.

En el primer día del juicio los fiscales pidieron un aplazamiento porque acababan de recibir nueva información procedente de Senegal, donde nació Diack y donde vive su hijo, Papa Massata Diack, quien también está acusado. Mientras que Diack padre está en Francia, su hijo permanece en Senegal, donde no tiene vigor una orden internacional de arresto emitida por Francia.

Los fiscales dicen que recibieron tres gruesas carpetas con información horas antes del inicio del proceso. Los documentos incluyen declaraciones que Papa Massata Diack hizo a investigadores de Senegal y estados de las cuentas bancarias de tres consultoras de su propiedad.

Papa Massata Diack está acusado de ser cómplice de su padre en actividades ilegales. Sus abogados dicen que no asistirá al juicio.

Los jueces fijaron una audiencia para abril en la que se decidirá si el juicio puede comenzar en junio.

Diack pidió permiso para viajar a Senegal, donde su hermano acaba de cumplir 100 años. El dirigente, que no puede salir de Francia desde su arresto en el 2015, aseguró que regresaría para el juicio, pero el tribunal denegó su pedido.

“Voy a limpiar mi honor”, afirmó Diack. “Tengo mucho que decir, pero no ahora”.